CIRIA • web oficial | LA GUARDIA PLACE
40
page-template-default,page,page-id-40,page-child,parent-pageid-30,ajax_fade,page_not_loaded,smooth_scroll,,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

LA GUARDIA PLACE

LA GUARDIA PLACE

 

2006-2008

 

Se ha comentado que Ciria a su llegada a Nueva York (2005), somete a toda su obra a una revisión cíclica en busca de nuevas resoluciones formales. Es un momento clave en la investigación acerca de la línea como instrumento modulador de la expansión de la mancha. La línea y el dibujo se convierten en herramienta estructural y compositiva de la imagen, definiendo nuevos temas y abriendo la posibilidad -dentro de la nueva plataforma teórica y conceptual D.A.A. (Dinámica de Alfa Alineaciones)- a la repetición modular (matrices).

 

El primer grupo de obras realizadas en Nueva York responde a la denominación serie Post-Supremática, un claro homenaje al Malevich tardío que vuelve a una figuración de apariencia ingenuista, y emparentada por Ciria con su serie Autómatas de los años 1984 y 1985. La serie se basa en una investigación que pretende recuperar la línea al tiempo que prepara minuciosamente un progresivo enfriamiento de la expresividad gestual de su trabajo anterior. Las posibilidades finales que ofrecen los trabajos Post-Supremáticos abren la puerta a un desencorsetamiento de la figura, para convertirse en una serie de composiciones que, si bien guardan lo estructural como contenedor de la mancha, alcanzan una libertad formal inexplorada hasta ese momento. De esta manera surge la serie La Guardia Place (que recurre para su denominación al domicilio geográfico en el que el artista tiene localizado su estudio en Nueva York). Los críticos de arte han trazado un claro paralelismo entre dicha serie y el grupo de trabajos recogidos en la serie Hombres, Manos, Formas Orgánicas y Signos (1989-1991).

 

La Guardia Place viene a convertirse en la primera gran serie americana de Ciria. En ella observamos un juego subliminal que engaña las posibilidades de lectura del espectador, puesto que la serie encierra trabajos que oscilan entre la insinuación figurativa y la pureza abstracta, ofreciendo en dicho recorrido toda un conjunto memorable de trabajos híbridos entre ambas posturas que no alcanzamos a delimitar.

 

La idea se plantea como un concepto crítico de arranque, vinculado a la concepción del dibujo como estructura formal básica sobre la que gravita la imagen pictórica, pero dicha estructura puede ajustarse a formas reconocibles o a elementos de total libertad compositiva.